LANZAROTE INTERIOR: UN DESAFÍO PARA LOS SENTIDOS